barra-de-caballos


Volver a inicio




El pato: el deporte nacional argentino



El primer juego de Pato que se practicó nuestra campaña argentina hasta mediados del siglo XIX es el pato. Este, el deporte nacional argentino, era conocido ya en 1610, pues en las Cartas Anuas jesuitas se menciona que en Buenos Aires, con motivo de la beatificación de Loyola, se efectuaron grandes festejos y use corrieron patos delante de la iglesia". (Cartas Anuas ob. cit., t. XIX, págs. 51 y 97). Esto nos lo recuerda el explorador Félix de Azara.

Es así que en Buenos aires se realizó una corrida que tuvo las características de lo que luego se conoció como el juego del Pato. Pero dado que estas corridas en ese entonces tenían consecuencias mas bien trágicas y peligrosas con frecuencia resultó que en el año 1796 intentaran, tanto autoridades religiosas como civiles, prohibir su práctica. Pero no fue sino hasta el año 1822 cuando el  entonces Gobernador de la provincia de Buenos Aires, Gral. Martín Rodríguez le pusiera fin drásticamente al juego del Pato. Es de destacar que a pesar de la prohibición siempre existieron entusiastas que se arriesgaron y siguieron con la práctica del mismo.

Es importante saber que la prohibición nada tenía que ver con la muerte del pato sino mas bien con la de los jugadores que practicaban el deporte.  El juego del Pato fue entonces muy resistido hasta que en el año 1937, casi 300 años luego de iniciada su práctica, al elaborarse el primer reglamento se transformo en un juego organizado. Quien cumplió esa función fue Alberto de Castillo Posse quien también ideó la silla y la pelota de cuatro asas (después será de 6). De esta manera a partir del año 1938 con la derogación de la prohibición por parte del Gobernador de la provincia de Buenos Aires de ese momento (Manuel a. Freco) se inició un nuevo período para este deporte que luego se constituirá en el año 1953 Deporte Nacional Argentino por decreto del Poder Ejecutivo de la Nación.

A comienzos de la década del 40 comienza a fundarse la Federación Argentina de Pato. Esta cumplirá una función muy importante en la organización, difusión y fomento del deporte como también tuvo una gran incidencia en la promoción de la crianza de caballos aptos para la práctica de este juego.

Actualmente el Deporte del Pato requiere de jugadores con un buen nivel de cultura dentro del mundo deportivo como también de un conocimiento particular de las reglas de este deporte tan singular. Son dos equipos los que se enfrentan contando cada uno con cuatro jugadores que intentarán a lo largo de 4 o 6 períodos de 8 minutos cada uno,  de introducir el Pato en el aro de un metro de diámetro que se encuentra sobre un poste que se eleva en 2,4 metros ubicado al centro de las cabeceras de la cancha. El “PATO” a pesar de que en sus comienzos era justamente un pato cubierto con cuero (o dentro de una cesta), hoy en día es una pelota de cuero con asas. El objetivo del juego es realizar el mayor número de anotaciones pasando el pato por el aro del contrincante.

La popular “negada” en el Pato consiste en el movimiento realizado por el jugador para impedir que su adversario logra agarrar una de las manijas. Esto está prohibido por reglamento salvo en las circunstancias en que es por dar un pase o convertir un punto. Cuando dos jinetes tienen tomado al Pato hay “cinchada” y deben lograr obtenerlo sin apoyarse en sus sillas o monturas. Para lograr  una levantada el jugador deberá inclinarse del lado derecho de su equino a fin de tomar el Pato caído.

En cuanto al arbitraje, suele ser dirigido por dos jueces montados más uno que permanece fuera de la cancha que será consultado solo por los jueces dentro.

Las provincias Argentinas donde se practica este deporte son:  Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Río Negro, Salta, San Luis, Santa Fé y Tucumán. Los torneos son organizados por la Federación pero también suele practicarse el deporte en estancias de cría y adiestramiento de caballos para Pato. El caballo más empleado para el juego del Pato es el caballo criollo de patas cortas, descendiente de los caballos que emplearon en la conquista los españoles.

Este juego también era conocido en Salta, pues en las mismas Cartas se dice que la Misión de Calchaquí dio grandes fiestas en el Valle de los Huachipas:

"Se desafiaron los indios Huachipas y los Calchaquis y primero tiraron las flechas a la sortija, y después al pato. Ganaron los Calchaquis el Pato y los unos y los otros ganaron los premios que los padres les tenían puestos."

(Archivo de Indias, 74-4-12. Copia en Biblioteca Nacional, 74-2129).

 

El juego de la taba

 

Se trata de uno de los juegos tradicionales de la Argentina, que se juega con un hueso de una vaca, preferentemente un astrágalo. Muy difundido en el ambiente gaucho y criollo, el juego consiste en arrojar la taba y se realizan apuestas, tanto los jugadores entre sí como los espectadores. Por esa razón es un juego que ha sido prohibido en varios lugares de la Argentina.

El juego es uno contra otro, dos jugadores. La tierra donde se juegue no debe ser demasiado dura y hay que dividirla en dos con una línea en el suelo. Al arrojar la taba, se puede obtener 3 resultados diferentes: "suerte" es la parte lisa del hueso hacia arriba: ganadora; culo es la parte hueca hacia arriba, perdedora; pinino es la parte vertical del astrágalo

En cuanto a la taba, su juego es mencionado en Tucumán 620, entre los siguientes: "naipes, trueques, taba, dados, pali­trompillo, bolos, bola, perinola, taba". Archivo Histórico de Tucumán, Documentos coloniales, serie 1, vol. IlI, XVII, pág. 160.


!--aca comienza codigo de buscador -->

Google