barra-de-caballos

Rutas a caballo

Recomendaciones para paseos a caballo


Volver a inicio



Cabalgatas


Argentina no sólo es conocida por ser un país en donde es habitualmente fácil encontrar buenos jinetes y  caballos, criollos y de otras razas también, sino que además por ser un país que ofrece muchos y muy diversos destinos aptos para realizar cabalgatas o paseos a caballo. Incluso las ofertas va desde paseos armados para permanecer en los cerros, llanuras o valles por más de 5 días hasta rutas de tan sólo horas. Se trata de una de las mejores excuriosnes en turismo rural del momento en Argentina.

Esto permite que quienes gusten de estar en contacto con la naturaleza, disfrutando de paisajes novedosos y libres de civilización, puedan hacerlo aún sin no son muy diestros en montar a caballo. Además, como se mencionó antes, la diversidad que caracteriza la topografía  de nuestro país hace posible que sea disfrutable el andar a caballo para aquellos que adoran las montañas como también para aquellos que prefieren de paisajes con valles y lagos. De norte a sur las ofertas son muchas: bosques, montañas, lagunas, arroyos, playas. Para ir solo, con la familia o incluso con amigos. Una diversidad de ofertas que abruma al entusiasta pero satisface al exigente.

 

Cabalgatas en Argentina

 

Algunas de los posibles destinos son: en la ciudad de Mendoza la oferta es de cabalgatas o excursiones por la zona cordillerana, incluso hay "baqueanos" (paisanos arrieros) que ofrecen atravesar la cordillera y llegar hasta Chile. Esta ya es una travesía, es decir, la opción para quienes estén acostumbrados a montar muchas horas

Un poco más al sur de nuestro país es posible recorrer la patagonia montado a caballo, el Camino de los Siete Lagos es el más solicitado de los paseos.

Een la zona del litoral de Argentina es posible recorrer las zonas cálidas linderas a ríos, un paisaje distinto al de las altas cumbres; en la costa también abundan las propuestas de cabalgata por los bosques de Cariló o por las playas menos concurridas; el norte de nuestro país ofrece paisajes de montañas sumamente diversos, desde los más verdes hasta los más áridos, desde los más coloridos hasta los más sobrios, todo alrededor de Tucumán, Salta y Jujuy.

Las cabalgatas son elegidas cada vez por más gente que opta por el turismo rural, por lo que tenemos variadas ofertas, que incluyen desde comida o paradas en lugares típicos de comida regional, hasta el video de las cabalgatas.

 

Cabalgatas: turismo rural en la montaña

 

Quien elige la montaña como destino de cabalgata busca generalmente aislarse del ruido constante de la vida en la ciudad y entrar en un ritmo más relajado similar a la vida que llevan los lugareños de alta montaña. Un dato de cierta relevancia por su contenido folklórico está relacionado con los lugares donde tradicionalmente descansan quienes realizan paseos por las montañas a caballo.

Dado que son regiones muy inhóspitas, escasamente pobladas, es en puestos donde viven las familias de la zona donde pasan la noche. Estos puestos están preparados para recibir a los jinetes dado que esta costumbre de cabalgatas (al menos en la zona de montaña de la ciudad de Tucumán) es una práctica que lleva realizándose desde hace muchos años. En un comienzo quienes cruzaban, por ejemplo, desde Raco a Tafí del Valle a caballo eran aquellos que tenían casa de verano o de fin de semana en la zona. Hoy en día quienes buscan estas cabalgatas son turistas que provienen de otras provincias e incluso de otros países. Quizás por esto los puestos fueron evolucionando de simples casas de adobe sin piso y con galerías descubiertas y techos de paja a casas aún de adobe pero con pisos y techos de chapa u otros materiales más resistentes.

Estos puestos ofrecen techo y comida a los jinetes pro muy poco dinero. Este es otro de los puntos que evolucionó, actualmente no convidan  locro y guisos solamente. Están también preparados para comercializar productos como paquetes de galletas, picadillos y otros alimentos que son muy requeridos por los jinetes en este tipo de travesía que son las cabalgatas. Ya no duermen sobre frazadas sino que algunos puestos cuentan hasta con catres. Mayores comodidades para aquellos poco acostumbrados a la vida agreste o al turismo rural, pero un poco de desilusión para los amantes de la naturaleza.

De todas maneras, la posibilidad de contemplar en altura el inmenso cielo estrellado, tan cerca que parece acariciar las cabezas, es tan solo una de las delicias que estas cabalgatas ofrecen.

!--aca comienza codigo de buscador -->

Google